miércoles, 30 de enero de 2013

Ejercicio 14 Relajación mental.



En todos los ejercicios de relajación se da un bucle. Cuando relajas el cuerpo se relaja la mente y cuando relajas la mente se relaja el cuerpo.

Vamos a decir que nuestra mente está relajada cuando no está sometida a un bombardeo continuo de pensamientos, o no se encuentra atrapada por un pensamiento que la mantiene en un bucle sin fin. En ambos estados la mente está sometida a una alta presión. La energía que se gasta en esta inútil tarea es muy considerable, es un derroche gratuito de energía. Además, no sacamos nada en limpio. Alcanzamos una buena relajación mental cuando conseguimos el silencio interior.

Por otro lado, también  relajamos los músculos del cráneo, sobre todo los parietales, rebajando la presión que ejercen y que puede ocasionar dolor de cabeza.

Beneficios de este ejercicio:
- Elimina bloqueos y tensiones musculares.
- Armonizan el cuerpo y la mente.
- Rompe bucles de pensamientos aflictivos.
- Elimina el estrés.
- Potencian el sistema inmunológico.
- Impulsa la quietud interior.



Posición de relajación. (importante)

Entenderemos por “ponernos cómodos” o “posición de relajación” lo siguiente:
La relajación la haremos, como norma general, sentados sobre una silla, ésta debe tener un respaldo alto y recto, formando dentro de lo posible, un ángulo de 90 grados con el asiento. Los pies se “asientan” bien en el suelo, de manera que toda la planta del pie esté en contacto con la superficie que pisamos, por lo tanto, no es aconsejable hacer la relajación con zapatos de tacón alto. El ideal es el pie desnudo, pero nos pueden valer unas zapatillas planas. El ángulo que hacen las piernas al sentarnos debería ser de 90 grados, aproximadamente, comprobad que ésta es una posición muy cómoda.

Las manos caen abiertas sobre los muslos, cerca de las rodillas. La espalda se coloca bien apoyada en el respaldo de la silla. Para comprobar que estamos erguidos apretaremos el trasero contra el suelo y la coronilla contra el cielo. Mantenemos esa posición erguida sin tensiones musculares.



domingo, 27 de enero de 2013

Ejercicio 13 Identificando los rasgos que me condicionan.



Para hacer bien este ejercicio, como otros muchos, es necesario desarrollar la práctica del acecho. Desarrollar el observador que llevamos dentro. Para el ámbito energético nos basaremos en algunas “fuerzas” como la voluntad, el sentir o el amor.

Deberíamos personalizar la lista de “rasgos” que mostramos, ya que no se trata de identificar en este momento todos los rasgos, sino aquellos que nos condicionan con más fuerza, y tomar consciencia de que, en todo momento, mostramos aspectos de los cuatro ámbitos que nos constituyen.

Es necesario observarnos desde el silencio interior para vernos lo más imparcialmente posible. Por último, recordar que estos rasgos los encontraremos en la observación de nuestro comportamiento cotidiano. Este ejercicio puede ser un ejemplo. 

Inventario de mi aspecto en el día 22 de enero de 2013.
Ámbito
Lo que muestro
Limitación
Físico
Hoy no me había afeitado y he tenido una reunión importante que no esperaba.


Me veo gordo.
No he sido capaz de aceptar el hecho y me he alejado del director.

No me atrevo a quitarme la chaqueta. Doy la impresión de demasiado encorsetado.
Anímico
Me ha abrazado Julia para saludarme y no he sabido que hacer. La he rehuido. 

Me he dejado llevar por la ira. Todo el mundo me ha mirado.
No se abrazar. De niño nunca me abrazaron.

Mis compañeros no quieren trabajar conmigo.
Energético
Después de la reunión he criticado duramente a Ángela. No soy capaz de dar.


No he terminado mi parte del proceso, me he dejado llevar por la pereza.
No soy capaz de encauzar mis emociones. No quieren trabajar conmigo.

No suelo cumplir los plazos que doy.
Espiritual
Hoy no he participado en la conversación de sobremesa porque apenas se algo de Astronomía.
Me he sentido alejado de mis compañeros. Creen que soy poco hablador. Tengo miedo de que descubran mi ignorancia.

  

Qué puedo hacer para “mejorar” lo que muestro de mí. Algunas posibilidades:
1. Mantener siempre bien mi higiene. Hacerlo por mí. No dejarme llevar por la pereza.
2. Encauzar mi ira. No dejarme llevar por la crítica.
3. Leer más de todo. No me preocupo demasiado de ampliar mis conocimientos.
4. Amar a la gente, para poder abrazar sin miedo, solo dando.

sábado, 26 de enero de 2013

El aspecto como herramienta de mejora personal.



Si buscamos en el diccionario encontramos que aspecto es: “el conjunto de rasgos o características que muestra una persona o cosa”. Podríamos decir que es lo que mostramos de nosotros al otro. Pero también es lo que nos mostramos a nosotros mismos.

Además, el aspecto puede mostrar el estado anímico en el que nos encontramos y esta información es entrada para nuestros pensamientos, de manera que el bucle que se establece refuerza el cómo nos sentimos y también el cómo somos. Asimismo, condiciona nuestra actitud. Nuestro aspecto puede ser tomado como modelo, seguro que es modelo para nuestros hijos, e influir en el desarrollo de su personalidad.

Si aceptamos lo expuesto podemos considerar que mantener un aspecto saludable, limpio, elegante, alegre, vigoroso, culto, etc., es una fuente de información que consolida un buen estado de ánimo. Por lo tanto, el bucle de información que establecemos sobre nosotros mismos alimenta de manera positiva nuestra forma de ser y, también provocamos, que el otro obtenga una información que le motive a estar y ser mejor. Si ahora mismo, después de leer estas palabras, observáis vuestro aspecto energético percibiréis cierta armonía, es como un equilibrio, y éste podría ser nuestro aspecto vibracional. Muchas veces hemos dicho coloquialmente que alguien emite buenas vibraciones. 

 
 Cuando hablamos de aspecto, normalmente, o en muchas ocasiones, nos referimos solamente al aspecto físico. Nosotros vamos a considerar a nuestra totalidad. Venimos diciendo que somos un cuerpo cuya totalidad se compone de cuatro ámbitos: físico, anímico, energético y espiritual.

Consideramos como ámbito físico nuestro cuerpo y todo lo que percibimos con los cinco sentidos.

En el ámbito anímico situamos a la mente. Vamos a considerar como mente todos los resultados del proceso cerebral: pensamientos, emociones y sentimientos.

En el ámbito energético situamos “las fuerzas” capaces de mantener y “enfocar” la vida como: los impulsos electroquímicos del cerebro; los impulsos que conocemos como frecuencias electromagnéticas, “los flujos emocionales” y la voluntad. (Más adelante hablaremos de las fuerzas que nos mueven)
 
En el ámbito espiritual ubicaremos todo aquello que trasciende de los pensamientos y que lo podemos considerar consciencia. La dimensión cognitiva (todo lo relativo al conocimiento) la consideraremos dentro del ámbito espiritual. Para este trabajo vamos a considerar también en este ámbito la “cultura personal adquirida”.

Para poder utilizar el aspecto como herramienta de mejora personal, hemos de ser capaces de observar  qué conjunto de rasgos o características mostramos de cada uno de nuestros ámbitos, y una vez identificados, establecer estrategias de encauzamiento si es necesario.

El aspecto nos puede limitar en nuestras relaciones personales y sociales, bien porque nos hayamos “abandonado”, bien porque “pensemos” que nuestra “apariencia” no es la apropiada, o porque el otro perciba de nosotros características o rasgos que le condicionen en su toma de decisiones. Esto nos puede hacer perder oportunidades importantes para nuestra vida, así como debilitar nuestra capacidad para aceptar lo que es.

Si lo crees necesario haz una lista de los rasgos o características que te limitan y toma acciones para modificarlos o encauzarlos.

Ver ejercicio 13 "Identificando los rasgos que me condicionan".

jueves, 24 de enero de 2013

Histórico de comentarios


Aquí iremos colocando los comentarios que se aporten en la pestaña Creatividad. El orden establecido será del más reciente al más antigüo. En la página "Creatividad" solo se mostrarán las cuatro últimas aportaciones.


De un día contigo

Tercero

Se han ido los volantes de tu vestido,
ha quedado muda la escalera que da al almendro,
la que pisas con fuerza si estas alegre.
Se han ido los susurros de la madreselva.

Vago por tus recuerdos acariciando los amaneceres.
La luna dormida, las quejas silenciosas de la distancia.

Vente pronto, deja los alardes de la palabra.
Necesito respirarte antes de la luminaria, antes de que pierda el sentido.
Vente pronto, deja los alardes de la palabra.

Luis

Anónimo 8 de enero de 2013  17:43


Segundo

Siempre abres la ventana con tu mano izquierda, perezosa,
suave como un gato, perdida en un bostezo.
Tocas tu cabello con mesura, enredando pensamientos y suspiros,
con olor a vainilla, a melaza dormida en el rocío.
Miras con sorpresa la mañana, las sombras que se escapan,
la luz que tímida te abraza.

Y yo tengo celos.

Ato todas las dudas para que no salgan, para que no descubran mi miedo.
Me gusta verte así, arrullada por mis pensamientos,
perdida en tus sueños aún latentes.

Y yo tengo celos

Deja que el agua borre los últimos besos soñados.

Luis.



Bienvenido y gracias por tu aportación. Me parece muy interesante que utilices este espacio para “escribir” tus poemas. El objetivo de este espacio es mostrar que la creatividad es una dinamizadora de la energía y que se pueden crear bucles de retroalimentación. Si eres Luis, gracias por tu “aportación continuada”, la perseverancia suele ser motor de la creatividad.


Perdonadme que aproveche esta oferta para apropiarme un poco de este espacio, tengo que vaciarme de sentimientos, de dudas, de pesares, de suspiros apagados.

Si me lo permitís quiero escribir unos cuantos poemas bajo el titulo “Un día contigo”.

Este es el primero.

Me gusta tocar el filo de tu sombra si estoy dormido.
Sentir despacio la zozobra de los sueños repetidos,
los que se quedan en el límite del recuerdo,
tirando a hurtadillas de tu pie.

Es la hora del alba, la que pinta de luz tu silencio,
tu pasear semidesnuda por el suspiro,
la que llena de lamentos las paredes vacías de ti.

No quiero abrir los ojos, no quiero que te vayas,
no quiero que te borre el día,
el ajetreo de los pensamientos, la horda reprimida de la realidad.

Déjame un silencio más, déjame estar sin estar,
sin tus andares indecisos por el tiempo,
déjame tocar el filo de tu sombra si estoy dormido.


Estoy mirando dentro de mí,
contando las risas, los sueños, las tardes soleadas.
Estoy tratando con cautela las letras perdidas,
aquellas que se fueron durante la lluvia.
Estoy buscando lo que nunca fui, lo que quise ser,
todo lo que suponía ser feliz.
Ahora lo entiendo. Ahora se que todo es creado por el silencio
y por la luz que se asoma tímida a la rosaleda.
Estoy mirando dentro de mí y lo veo todo,
y no veo nada.
Estoy mirando dentro de mí.

Luis

Se que dentro de mi y de todas las personas se halla una gran fuerza, se que somos mucho mas que un cuerpo Nosotros elegimos como queremos vivir.No hay nada que no podamos ser ,hacer o tener
Mi corazón esta pletórico presintiendo toda la grandeza que puede llegar a alcanzar muchas ideas pensamientos que me hacen sentir una gran esperanza de ser todo lo que quiero ser No se expresarlos pero se que exite y no parare hasta encontrarlo.


Soy energia positiva
la paz inunda mi corazon
nada puede perturbarme
soy lo que quiero ser




simplemente.....hermoso

Muchas gracias Luis por tu participación.
Animo a todas las personas a hacer de este espacio un lugar de encuentro para motivar la creatividad.

Saludos



Me parece muy interesante que se impulse la creatividad de este modo.
El poema me recuerda la poesía del absurdo de Antonin Artaud, aunque me ha parecido notar alguna rigidez. Sin embargo me ha inspirado y me atrevo a hacer mi aportación, partiendo del último verso.

La claridad inunda mi ser si veo azules colgados de tus ojos.
Las sombras se ocultan para no sentir tu risa, las pone nerviosas, y
solo gritan pedazos de soledad.
Se oyen risas y murmullos agolpados en tu falda.
Ya no hay oscuridad en la palabra perdida de mis sueños.

Luis.







Poema como ejercicio de creatividad en el taller del día 19/12/2012

Que paz y que felicidad siento dentro de mi.
El amor es la felicidad del mundo.
No se que poner ahora.
El nido de la cigüeña es bonito.
Amor es relajación.
El mundo necesita que seamos honestos y sinceros.
La vida en armonía es la mejor.
A través de las nubes sale el sol.
La claridad inunda mi ser.



Lee el poema dos o tres veces. No juzgues nada. SEsta es la portada del libro "SOMOS ENERGÍA o la otra vida que no vives". La imagen ha surgido desde la meditación creativa, sin que participara lo "racional". Fijaos en la imagen, parad los pensamientos y dejad que entre en vosotros la información que quiere transmitiros.  




Comentarios realizados sobre la portada del libro:


El dibujo está dividido en dos partes.
La inferior es la vida como normalmente la vemos, problemática, difícil, llena de obstáculos….. nos cuesta avanzar.
La superior es la liberación, todo es fácil, es la meta a la que todos nos gustaría llegar.

Hypatia

Veo que, el mar es una fuente muy poderosa de energía y de ella sale un caballito de mar, que es otra vida que no vemos.
Un saludo,

Tina


Para mi es una semilla que hemos plantado, la cual ha dado dos frutos distintos entre si, pero al fin y al cabo ha fructificado.

Carmen

iente lo que te dice el poema, solo siéntelo. Después puedes opinar, crear otro poema o hacer una nueva versión. No tengas miedo, deja que surja tu creatividad, si te sientes más cómodo/a usa el anónimo. Libérate.






Taller 23/01/2013 Borrando la importancia personal



Si decides hacer el taller resérvate 40 minutos aproximadamente. Evita los ruidos y apaga el teléfono.

Siéntate cómodamente, afloja la ropa si algo te aprieta y ponte en posición de relajación. Haz cinco respiraciones completas (marcando los cuatro tiempos, inhalar, retener, exhalar, retener). Puedes consultar el ejercicio 2 “Respiración completa”. Una vez hechas esas respiraciones, observa tu respiración sin participar en ella y deja que tu respiración se haga cada vez más y más lenta, hasta que apenas sea perceptible. Disfruta unos minutos de esa respiración.

Reflexiona sobre: La defensa y el enaltecimiento de nuestra importancia personal es la motivación del conjunto de reacciones (procesos) que se ejecutan en nosotros bajo la denominación de ego. Puedes apoyarte en la lectura de la entrada titulada “El ego y la importancia personal”

Observa cada una de estas propuestas:

1.- ¿Qué te ofende?. Recuerda y escribe las cosas que te han ofendido. ¿Qué has defendido en realidad?
2.- ¿En algunas ocasiones te sientes superior?. ¿Qué te ha hecho pensar que eres superior?.
3.-  ¿Cuántas veces admites que estas equivocado?. ¿Quieres tener siempre razón?. ¿Te hace sentir eso importante?.
4.- ¿Sientes la necesidad de tener más, de ganar más?. ¿Eres el más listo?.
5.- ¿Te gusta presumir de tus logros?. Observa qué sucede en ti cuando presumes. Qué procesos se ejecutan.   

Podríamos decir que el ego es una manifestación de nuestra actitud, de nuestra predisposición, que nos lleva aun comportamiento no deseado. Si estamos atentos y “cazamos” nuestras manifestaciones de importancia personal, y las abolimos, estaremos “desactivando” la ejecución de aquellos procesos que conforman nuestro ego.

Una vez hecha la reflexión realiza el ejercicio “Identificando los procesos del ego”. Repasa toda la semana pasada. Y hazte nuevas preguntas si es necesario. Escribe el resultado. 

Ahora haz la relajación del ejercicio 1 “Centrando la atención”

Reflexiona sobre la herramienta “Cocinar”. Todos los actos de nuestra vida cotidiana se pueden alinear con la fuerza del amor. La fuerza del amor es integradora y transformadora. Por tanto, todos los actos que alineemos con la fuerza del amor se convierten en herramientas de mejora personal. El enfoque de esa energía depende de nuestra actitud.

Después de esta reflexión haz un ejercicio del pensar. Hoy hemos pensado en la frase: La timidez me limita. El ejercicio consiste en pensar sobre esta frase durante 4 minutos, sin que se disperse la atención. Si la atención se va, volvemos a convocarla  y seguimos pensando sobre esa frase. El objetivo es desarrollar la concentración de la atención.

Una vez terminado este ejercicio haz un ejercicio de visualización. Se trata de que visualices en tu pantalla mental un rectángulo azul durante 5 minutos, sin que se vaya la imagen. Si se va la volvemos atraer de manera suave.

Por último haz el ejercicio 8 “Relajación física completa”.

Te recuerdo que los ejercicios de reflexión son muy importantes para conseguir una buena meditación.

Si encuentras dificultades, se hace engorroso, o no está claro, escríbenos mediante un comentario o enviando un correo.


    

martes, 22 de enero de 2013

La relajación y el ejercitar.



Hay mucho escrito sobre la relajación. Nosotros vamos a decir que la relajación es la “herramienta” que nos ayuda a encontrar y desarrollar la armonía entre nuestro cuerpo y nuestra mente. Es la “herramienta” que facilita que nos veamos de manera global, que sintamos nuestra totalidad. Solo tenemos que observarnos durante una sesión de relajación. Durante la relajación, y mediante la voluntad suave, podemos “modelar” el campo de energía que somos. 


Además, la relajación es la antesala de la meditación. La relajación es el punto de partida para una buena meditación. Pero, hemos de recordar que la relajación es un ejercicio. Hay que ir a la relajación descansado.

Los videos que hemos puesto con relajaciones dirigidas ( Ejercicio 1 y Ejercicio 8) no deberían utilizarse más de 3 ó 4 veces. Cada uno debe descubrir su propia relajación. No es bueno utilizar por mucho tiempo las “muletillas”.

Algunos beneficios de la relajación:

- Nos permite pensar con mayor claridad y de una forma más creativa, puesto que al relajarnos, se activan ambos hemisferios del cerebro.
- Disminuye la presión arterial y el ritmo cardiaco.
- Regula la respiración, lo que aporta un mayor nivel de oxígeno al cerebro y a las células en general.
- Estimula el riego sanguíneo.
- Provoca una sensación de paz y tranquilidad que dura a lo largo del día.
- Ensanchamiento del campo de conciencia.
- Aumento de la capacidad de enfrentar situaciones estresantes.
- Más resistencia frente a las enfermedades.
- Predominio de los pensamientos positivos, y otros muchos más.

Cada vez que nos relajamos, los beneficios de la relajación se incorporan a nuestro campo de energía sin que nos demos cuenta. Observa que después de cada relajación nos sentimos mejor, y cada día dura más tiempo.

lunes, 21 de enero de 2013

Libro Somos Energía.



He recibido dos correos solicitando alguna información sobre el libro. El título completo del libro es: “Somos Energía o la otra vida que no vives”. Este libro pretende aportar la teoría y la práctica necesaria para hacer meditación creativa. Está publicado desde el 9 de enero por Ediciones Mandala.



Consideramos que para hacer una buena meditación hay que disponer de cierta armonía y equilibrio, ya que es necesario mantener concentrada la atención de manera continuada durante un tiempo. Los ejercicios del libro te ayudan a encontrar ese nivel de concentración. Además te ayuda a ser mejor persona. A ser más feliz.

Si los lectores del libro lo consideran necesario podemos abrir un espacio en este blog para comentarios, dudas, opiniones, preguntas, etc.

El libro desarrolla estas ocho estrategias:

1.- Rebajar la agitación energética en la que vivimos. Ahorrar energía. Iniciar el cambio de nuestra actitud ante el medio.
2.- Buscar el equilibrio en el ámbito físico. Reducir el estrés.
3.- Conocimiento básico sobre el cerebro. Parar los pensamientos.
4.- Conocer nuestra historia personal.
5.- Conocer lo que somos hoy. Identificar y eliminar los “estados emocionales” que nos dañan.
6.- Un enfoque de cambio.
7.- Reinventando mi identidad.
8.- Un enfoque de vida como campo de energía.

Podéis utilizar la facilidad de “comentarios” para hacer las preguntas que deseéis o bien utilizar el correo: crearotrarealidad@gmail.com   

jueves, 17 de enero de 2013

Cocinar como herramienta de mejora personal.



En nuestro primer taller, día 07/11/2012, hicimos una tormenta de ideas para identificar qué “herramientas” podíamos utilizar para mejorar como personas y, de ahí, surgió cocinar como herramienta.

Estamos llamando herramientas a un conjunto de actos y comportamientos que hacemos, o dejamos de hacer, en nuestro contexto cotidiano. Leer la entrada ¿Qué hacen las herramientas con la energía?.

Todo en el universo se mueve mediante fuerzas. La fuerza electromagnética afecta a los cuerpos eléctricamente cargados, y esta fuerza está involucrada en las transformaciones físicas y químicas de átomos y moléculas. Asimismo, en nosotros concurren fuerzas, posiblemente derivadas de esta fuerza electromagnética, capaces de transformarnos. Ya hemos contemplado como fuerzas a la voluntad y la creatividad.

Hemos propuesto ver a la creatividad como una fuerza, ya que tiene la “capacidad” de crear o hacer surgir de la nada algo. Cuando ese crear es para “nutrir” al otro, o a nosotros mismos, se puede impregnar de amor. En este caso cocinar puede convertirse en una herramienta fundamental de mejora personal.

Cocinar se convierte en un acto creativo dador de amor. El amor, por su carácter transformador, lo podemos considerar también una fuerza. Podemos confirmar que en nosotros se dan fuerzas capaces de transformarnos. Deberíamos alinear estas fuerzas para alcanzar nuestra visión. Los sueños que ansiamos cumplir.

Todos los actos de nuestra vida, todas las decisiones, están alineados a fuerzas. Mediante la reflexión podemos identificar qué fuerzas estamos alimentando con nuestros actos cotidianos. ¿Estoy utilizando el acto de cocinar para alinearme con una fuerza?. ¿Qué fuerza es?.

Ver ejercicio 4 "Comer sin ansiedad"

miércoles, 16 de enero de 2013

La creatividad es una fuerza. Lectura para reflexionar.



La creatividad no se piensa, aunque creamos que sí. La creatividad se alimenta.

Venimos diciendo que somos un bucle. Si observáis vuestros pensamientos os daréis cuenta de que un pensamiento comienza a desarrollarse, e inmediatamente, comienza a llegarle información de otros pensamientos. Información que tenemos almacenada. El primer pensamiento se alimenta de otros y así sucesivamente. Sin darnos cuenta estamos metidos en un bucle. A veces este bucle se hace insoportable, incluso nos puede llevar a una enfermedad.



Si nos relajamos y alcanzamos la quietud interior percibiremos un sentir, al que después, le ponemos palabras. Ese sentir no toma información de nuestros pensamientos, si os fijáis bien, es una información que llega del otro lado, no es información consciente almacenada en nosotros. Es información que llega mediante la fuerza creativa. No pensamos lo creativo que llega del otro lado, sino que lo alimentamos con energía. Después, a todo ese sentir le ponemos palabras, formas, colores, para poder mostrarlo como manifestación de la creatividad.
 

Fijaos bien en la imagen, no penséis, no le pongáis nombre, ni la defináis. Solo dejad que os llegue la información.



 La fuerza de la creatividad igual que la fuerza de voluntad se maneja con la voluntad suave, como diría Kühlewind.

martes, 15 de enero de 2013

Es hora de respirar.




Con los ejercicios de creatividad intentamos romper el corsé que llevamos puesto, hecho con miedos, la vergüenza, la comparación, el sentido del ridículo, el orgullo del ego, y tantos otros prejuicios. Todos ellos creados por nosotros mismos, o por otros egos que querían fortalecerse a costa nuestra.



Ser creativo es romper ese corsé. Ponte a cantar con todas tus fuerzas, sin miedo al que dirán, si alguien cree que cantas mal. Libérate del corsé. Escribe la poesía que siempre soñaste escribir. No tengas miedo al ridículo. No estás compitiendo, ni quieres ser un poeta profesional, solo quieres decir lo que sientes, dejar salir lo que te ata. Ponte a dibujar, a pintar lo que ves, a soñar con los colores. Deja salir tu alegría, tu risa, tus sueños.

Ser creativo es ser libre. Observa tu cuerpo mientras lees esto y ahora escribe algo. ¿No te sale nada?. Observa tu cuerpo, eso es el corsé. Eso es lo que tienes que romper. Escribe lo que sientes. Puedes aportarlo como comentario y de manera anónima. Deja salir tu creatividad. Te espero.

domingo, 13 de enero de 2013

El ego y la importancia personal.



En el taller del día 09/01/2013 comentamos que las herramientas las utilizamos, no hay otra forma de hacerlo, en nuestro entorno cotidiano. Que estas herramientas están formadas por nuestra conducta. El cómo nos conducimos es la consecuencia, el resultado, de los procesos cerebrales que tratan toda la información que nos llega.

Para obtener buenos resultados, en el contexto en el que nos movemos, debemos eliminar todos aquellos “impedimentos” que nos condicionan a realizar acciones o conductas que no deseamos y que no nos dejan alcanzar lo que queremos ser.

El “impedimento” mayor que podemos encontrar es la importancia personal.




En muchas ocasiones venimos diciendo que el ego hay que eliminarlo, que hay que acabar con él si queremos vivir en libertad. Pero nos encontramos con un problema, si el ego no existe, si es algo inventado, cómo podemos eliminarlo, cómo podemos eliminar algo que no existe. Quizá deberíamos replantearnos la definición del ego, para nosotros podría ser: llamamos ego a todos aquellos procesos que se ejecutan en nosotros como defensa de nuestra importancia personal. También podríamos decir que la importancia personal es la manifestación del ego. La defensa y el enaltecimiento de nuestra importancia personal es la motivación del conjunto de reacciones (procesos) que se ejecutan en nosotros bajo la denominación de ego.

Si admitimos este planteamiento la eliminación del ego consiste en “frenar” todos aquellos procesos que se ejecutan como defensa de la importancia personal. Estos procesos se llevan a cabo cuando tenemos un exceso de agitación energética. Podrás comprobar, si te observas, que si mantienes una armonía energética no se ejecutan ese tipo de procesos. Observa cada una de estas propuestas:

1.- ¿Qué te ofende?. Recuerda y escribe las cosas que te han ofendido. ¿Qué has defendido en realidad?
2.- ¿En algunas ocasiones te sientes superior?. ¿Qué te ha hecho pensar que eres superior?.
3.-  ¿Cuántas veces admites que estas equivocado?. ¿Quieres tener siempre razón?. ¿Te hace sentir eso importante?.
4.- ¿Sientes la necesidad de tener más, de ganar más?. ¿Eres el más listo?.
5.- ¿Te gusta presumir de tus logros?. Observa qué sucede en ti cuando presumes. Qué procesos se ejecutan.    

Podríamos decir que el ego es una manifestación de nuestra actitud, de nuestra predisposición, que nos lleva a un comportamiento no deseado. Si estamos atentos y “cazamos” nuestras manifestaciones de importancia personal, y las abolimos, estaremos “desactivando” la ejecución de aquellos procesos que conforman nuestro ego.

Ejercicio 12 Identificando los procesos del ego.



Venimos diciendo que el arte del acecho es una de las mejores herramientas para mejorar como persona. Con este ejercicio tenemos ocasión de comprobarlo. Se trata de obtener un inventario de los procesos que hemos ejecutado en defensa de nuestra importancia personal.

Inventario del día 13 de enero de 2013
¿Qué me ha ofendido?.
Hoy no me he sentido ofendido.
 ¿Me he sentido superior?
Si, me he sentido superior ante Juan cuando trataba de explicar al director como iban las obras del nuevo edificio. Yo lo explico mejor.
¿He querido tener la razón?
Sí, cuando Juan ha matizado lo que yo decía, aunque Juan llevaba razón no podía consentirlo.
¿He sentido la necesidad de tener más?
Hoy no he sentido esa necesidad.
¿He presumido?
Sí, he querido presumir ante el director y después ante mis compañeros. Con ello quería poner a Juan en un nivel inferior.

En este ejercicio hay que proceder con total honestidad. Engañarnos es otra artimaña en defensa de nuestra importancia personal. Observa como se encuentra tu agitación energética mientras se ejecuta alguno de estos procesos.

jueves, 10 de enero de 2013

Taller 09/01/2013 La importancia de aceptar lo que es.



Vamos a intentar hacer más “participativa” la lectura del taller. Dedícale a esta lectura 20 o 30 minutos. Ponte cómodo apaga el móvil y evita los ruidos.  

Haz cinco respiraciones completas. Puedes consultar el ejercicio 2 “Respiración completa”. Cada uno tiene que encontrar su ritmo de respiración, aunque es necesario marcar los cuatro tiempos: inhalar, retener, exhalar lentamente, retener.    

Mantén todo el rato la quietud que te aporta la respiración completa.

Ahora reflexiona unos minutos sobre la frase: “la disciplina es la aplicación práctica de la voluntad”. En un papel escribe tus conclusiones. Si quieres compartirlas puedes enviarlas como comentario a esta lectura.

Ahora haz un pequeño inventario de las “actitudes” que has mantenido durante estas fiestas. ¿Qué actitud he llevado a las reuniones con mis amigos, familia, parientes, etc.?.

Haz un ejercicio de relajación prestando atención a tu cuero cabelludo.
Ponte cómodo en la posición de relajación. Puedes consultar el ejercicio 8 “Relajación física completa”. Haz tres respiraciones profundas inhalando y soltando el aire con suavidad, después respira con normalidad.
Presta atención a tu cuero cabelludo y nótalo relajado, muy relajado.
Presta atención a tus hombros, brazos y manos. Nótalos relajados. Nota como tus manos pesan. Tus manos pesan y tu cuerpo está muy relajado.
Presta atención de nuevo a tu cuero cabelludo y nótalo relajado
Presta atención a tu cerebro y nótalo relajado.
Mantén la quietud interior prestando atención a tu cuero cabelludo 4 ó 5 minutos.
Haz una respiración profunda y sal de la relajación.

Reflexiona sobre la herramienta: “Aceptar lo que es”.

¿Qué nos hace no aceptar lo que es?. Cuando se produce esta situación se crea un conflicto interior que nos lleva a la infelicidad. Estamos viviendo una situación que no tiene nada que ver con la realidad. ¿Qué crea esta situación?. Recuerda alguna situación en que no hayas aceptado lo que es. ¿Qué pensamiento había detrás?. Intenta recordarlo, no lo juzgues, solo recuérdalo. En muchas ocasiones el ego no nos deja aceptar lo que es.

Aceptar lo que es no es resignación. Es tomar consciencia de la realidad y buscar alternativas si podemos cambiarla. Aceptar lo que es nos hace libres. 

Ahora haz un ejercicio de visualización. Ponte cómodo, cierra los ojos, y proyecta en tu pantalla mental un rectángulo azul, o algún objeto que tengas cercano en este momento. Si el objeto se va de tu pantalla mental, vuelve a traerlo con suavidad. Se trata de mantener concentrada la atención durante 4 minutos.    

Reflexiona sobre la frase: “Agradecer pone en movimiento la energía alineada con el amor”.

La vibración energética que produce agradecer modifica nuestra actitud, la enfoca a compartir, a disfrutar de todo lo que tenemos con generosidad.

Podemos y debemos dar las gracias a las personas con las que interactuamos, pero también a la energía universal que nos constituye. Es importante sentir en el plexo solar la vibración de la energía que se genera cuando se agradece. Este sentir es la experiencia que da al cuerpo el conocimiento de agradecer.

Deja de leer y escribe ahora mismo, sin pensar en nada, dos versos sobre la alegría. Puedes enviarlos mediante comentario. Dejar que salga lo que sentimos sin juzgar y sin pensar dinamiza la energía. Si te paras a juzgar o pensar es que tu ego no te deja libre.

Ahora reflexiona sobre la importancia de “hacer” o “no hacer”. ¿Qué pasa aquí con la voluntad?. Puedes leer la entrada “Qué hacen la herramientas con la energía. Una lectura para reflexionar”. Está en el tema: “Algo de teoría”.

Por último disponte a relajarte unos 15 minutos. Haz el ejercicio 8 “Relajación física completa”.

Muchas gracias por tu compañía. Este “taller”, y todos, se pueden repetir varias veces. Te sorprenderá la cantidad de información que te da la reflexión. Cuanto más se reflexiona mejor y más profunda información nos da.

martes, 8 de enero de 2013

¿Qué hacen las herramientas con la energía?. Una lectura para reflexionar.



¿A qué hemos llamado herramientas?. Hemos llamado herramientas a un conjunto de actos y comportamientos que hacemos, o dejamos de hacer. Vamos a aclarar esto de hacer y “no hacer”. Para todo necesitamos una fuerza de voluntad, aunque a veces la rutina nos haga creer que no es necesario emplearla. Pongamos un ejemplo: Estamos en la oficina y decidimos tomar un café. Tomar el café es un hacer y hemos utilizado la voluntad. Ahora pensemos que nos invitan a un café, pero lo denegamos porque hemos tomado la decisión de no tomar más cafés. En este caso no tomar el café es un “no hacer” en cuyo acto también hemos empleado la voluntad. El hacer y el “no hacer” es la acción de las herramientas que utilizamos. Estas herramientas las presentamos en forma de ejercicios. Un ejemplo puede ser el ejercicio 11 “Eliminar la crítica negativa”.         

Enfocar los actos y comportamientos desde el uso de la energía (hacer o “no hacer”) nos ayuda a “moldear” el cómo somos, a armonizar la vibración de nuestra energía con una forma de ser. Con la forma de ser a la que aspiramos. Tanto el hacer de tomar el café como el “no hacer” de no tomarlo son actos que inciden en “moldear” la vibración de nuestra energía. Si observáis con atención vuestro comportamiento veréis que, a veces, un “no hacer” requiere más fuerza de voluntad que un hacer. Para nuestro trabajo es conveniente destacar que es tan importante el hacer como el “no hacer”.



El camino del guerrero es el uso impecable de la energía en todos y cada uno de los actos. Trata de construir una actitud que soporte un enfoque de la energía de manera continuada. Para eso es necesario dominar el arte del acecho, el arte de observarnos. Cada persona tiene que identificar su camino o, lo que es lo mismo, cada persona debe construir la actitud en la que basa su personalidad. La manera de mostrar al entorno nuestra forma de ser, y el cómo somos, viene determinado por el uso de nuestra energía.
 
El estado actual de nuestra vibración energética es el resultado de las experiencias que hemos tenido hasta este momento. Es lo que determina nuestra forma de ser. Nosotros podemos cambiar el estado actual de la vibración de nuestra energía, o lo que es lo mismo, podemos cambiar nuestra forma de ser, si hacemos de nuestro comportamiento el camino del guerrero.

sábado, 5 de enero de 2013

Para no desperdiciar la energía.



Vamos a intentar hablar algo sobre las herramientas juzgar y criticar. Según el diccionario juzgar es formar opinión sobre algo o alguien cuestionable y, criticar, es censurar las acciones o conducta de alguien.

Tanto al juzgar como al criticar estamos invirtiendo una gran cantidad de nuestra energía en formar una opinión sobre otra persona, en la mayoría de los casos, de manera subjetiva. Estamos creando en nosotros una actitud de censura. Estamos “viendo” las vivencias, comportamientos, pensamientos y creencias ajenas bajo unos valores condicionados por nuestro ego. Estamos creando una descripción del otro según nuestros intereses y eso, además, tenemos que mantenerlo en el tiempo. Si te observas cuando críticas o juzgas percibirás que gastas mucha energía innecesariamente, además el uso de esa energía te perjudica.

No juzgar y no criticar ayudan a mantener en nosotros una actitud equilibrada, una armonía en nuestra forma de ser. No juzgar o criticar nos ayuda a escuchar de manera activa, implica: no dar consejos, no dar por sabido lo que el otro siente, ser prudentes y sobre todo implica respeto.




La práctica de no juzgar ni criticar debe llevarnos a ver a las personas y las cosas tal como son. Sin añadir nada de nuestra cosecha. Es una actitud de comprensión real del otro. Es una forma de eliminar el ego.